martes, 17 de enero de 2017

Hygge & Toffe

Buenos días. ¿Estáis tan nerviosas como yo ante la inminente llegada de la ola de frío?
Según el parte meteorológico llegará a esta pequeña bahía mañana.
 Por una vez y de forma extraordinaria, tendremos invierno, aquí, rincón del sol. ¿Ponemos MÚSICA al frío?

He tenido que ir a buscar ropa apropiada para mis perros y también preparar refugios para los gatos de la calle, mantas aquí y allá y cajitas con cojines para que pasen estos días lo mejor posible.


¿Estás confy?












 ¡GIMME FIVE !



Y como no sólo hay que preparar el cuerpo sino también el espíritu, el domingo pasado hicimos una excursión a nuestra librería favorita de la zona, que se encuentra en Vinaróz, un pueblo a unos pocos quilómetros de nuestra casa. 


En nuestros domingos en Vinaroz solemos disfrutar de maravillosos paseos junto al mar, y cremosos cafés en la plaza, mientras sacamos los recién comprados libros de las bolsas, los (h)ojeamos y comparamos, mientras nos llenamos del brillante espíritu del fin de semana.


Cómo os iba diciendo, ante la llegada de la ola de frío, visitamos la librería en busca de preparación espiritual, yo salí muy feliz, con un libro sobre HYGGE. 



HYGGE: ¿Sabías que Dinamarca es el país más feliz? ¿Incluso cuando en invierno las noches duran 17 horas?
Es así porque ellos tienen el Hygge.
Hygge es un estado "que se experimenta cuando se está en paz con uno mismo, con la pareja, con hacienda y con los órganos internos" (Tove Divelsen) y significa pensar y sentir con satisfacción, está relacionado con sentir abrigo, descanso y seguridad, y recuperar las fuerzas y el valor (marie Tourell Soderberg)







"Lo llaman Hygge y es un concepto 100% danés: se dice que éste hace a los hogares más cálidos y a la gente más feliz. Pero ¿qué es exactamente el hygge? y ¿es posible exportarlo a otros países?
Si le preguntamos a un danés qué es hygge, responderá que "es sentarse frente a la chimenea en una noche fría, vestido con un greso suéter de lana mientras bebes un vino caliente con azúcar y especias y acaricias a tu perro echado a tu lado".
Hygge también es comer galletas de canela hechas en casa, mirar la TV bajo un edredón, tomar el té en una taza de porcelana china a la reunión de la familia en navidad.
Se pronuncia "hu-ga" y a menudo se le traduce como "lo acogedor". Pero tal como dicen los que saben, hygge es mucho más que eso: es una actitud total ante la vida y es lo que ha ayudado a Dinamarca a superar a Suiza e Islandia como el país más feliz del mundo."
EXTRAÍDO DE BBC.COM. artículo completo AQUÍ

Creo que este libro es ideal para disfrutar de una ola de frío, bien recogida en casa con tres pares de calcetines 
Cambiando de tercio, ese mismo domingo, por la tarde y ya en casa, pude tener por fin un rato para hacer algo que me apetecía un montón, algo que suena tan extravagante como
TAFFY PULL PARTY
No sé tú, pero yo veo la palabra "party" en cualquier encabezado y es el gancho perfecto para que me lea LO QUE SEA que venga en el artículo. En este caso me sorprendio gratamente.
Qué es TAFFY PULL?
Taffy viene de Toffee (o al revés no lo tengo muy claro)
Pull significa estirar
Así pues ES UNA FIESTA DE ESTIRAR TOFFE!

Las Taffy Pull parties son originarias de Canadá y se celebran tradicionalmente el 25 de Noviembre, día de Santa Catherine
(nota. Sta. Catherine me ha despertado una gran curiosidad, sobre todo a partir de un sueño que tuve unos meses atrás, en que se me apareció un dios/diosa mitológico y me dijo al oído "Tu nuevo nombre es Catherine" . Fue un sueño muy vívido y me llevo a explorar en las figuras de las Catherines. Cada vez que escucho ese nombre, estiro el cuello a lo ET.)
Catherine, allá en el año 300 AC rehusó casarse con el emperador, y fue nombrada patrona de las mujeres solteras. Incluso se llegaron a colocar figuras de Santa Catherine en todas las iglesias de París.
Era tradición, el 25 de Noviembre, que las mujeres solteras acudieran a estas imágenes, y la más mayor de ellas colocara un sombrerito almidonado en la imagen de Santa Catherine, mientras el resto de mujeres solteras portaban gorritos de papel
En Canadá se convirtió en tradición que las mujeres casaderas elaborasen taffy y lo repartiesen entre los mozos disponibles de la zona (para mostrar sus virtudes en la cocina), con el tiempo, los taffy pasaron a llamarse Kisses, y de aquí provienen estos conocidos dulces de Hershey's


PREPARANDO UNA TAFFY PULL PARTY (los peques son bienvenidos!)

Creo que debo antes de nada advertir que esta NO es una fiesta limpia y ordenada, así que si eres una obsesa de la limpieza, mejor no te aventures, a no ser que quieras dejar de ser una obsesa de la limpieza y pasar un buen rato, entonces ADELANTE <3

Lo primero que debes hacer es preparar la masa, que es una masa de caramelo, vamos primero a por la receta y luego explicaremos la parte más divertida, en la que los niños pueden participar.

Debería adelantar lo que tendrás al final: esto, son TAFFYS, en concreto los que preparé yo el domingo pasado:



hay muuuuchas recetas distintas, pero yo quise probar una tradicional y sin ingredientes demasiado químicos, sin colorantes, tratando de adaptarme a lo que imaginé serían los Taffys originales.
WARNING!!!! : EL TERMÓMETRO DE COCINA ES OBLIGATORIO. NECESITAS UNA TEMPERATURA CONCRETA PARA ELABORAR TAFFY
INGREDIENTES
2 TAZAS DE AZÚCAR
1 TAZA DE SIROPE (podéis elegir el sirope, de maíz, de caramelo... yo usé Molases)
1/4 TAZA DE AGUA
2 CUCHARADITAS PEQUEÑAS DE VINAGRE BLANCO
2 CUCHARADAS DE MANTEQUILLA
1/2 CUCHARADITA PEQUEÑA DE BICARBONATO
1 CUCHARADITA DE ESENCIA DE VAINILLA (O EXTRACTO DE VAINILLA)

PREPARACIÓN DEL CARAMELO
Tan sencillo como meter todos los ingredientes excepto la vainilla en un pequeño cazo y calentar, removiendo continuamente hasta que alcances una temperatura de 140 ºC en tu termómetro.
Ahora retira del fuego, añade la vainilla, mezcla para combinarla bien con el caramelo, y pásalo a una superficie engrasada con mantequilla o una superficie antiadherente (yo usé un molde de silicona)
 
Espera entre 5 y 10 minutos a que el caramelo esté lo sufucuentemente frío como para que puedas manipularlo, pero OJO! no esperes demasiado o endurecerá y ya no podrás preparar los taffys!
Y ahora pasamos a la parte divertida
TAFFY PULL!!
Ahora es cuando los peques pueden sumarse a la diversión (aviso que unos delantales no están de más) engrasaros las manos con mantequilla y tomad cada uno un trozo de caramelo.
Tenéis que estirarlo (veréis que se estira como un chicle) y luego unir los dos extremos y hacer bola y volver a estirar, juntar y estirar, y así repetidamente. El taffy iráendureciendo y tomando un color dorado muy bonito.
En este vídeo podéis ver el método (a partir del minuto 1:20)

Una vez ya esté durito, aplanadlo con un rodillo y cortadlo en pequeñas piezas del tamaño de caramelos! El taffy está listo!

En mi caso la Taffy Pull Party fue sólo para mí, así que pude hacerla engalanada con mi nuevo pijama (regalo de Navidad de mi mami <3 )

Y ya para acabar, os dejo una lista de actividades Hygge para todo un mes, que las disfrutéis
HYGGE THINGS TO DO
DÍA 1: TOMAR UN BAÑO CALIENTE
DÍA 2: VER LA SALIDA DEL SOL
DÍA 3: QUEDAR CON UN AMIGO
DÍA 4: VER UNA PELI Y RELAJARTE (¿QUÉ TAL CON PALOMITAS?)
DÍA 5. DISFRUTA D EUN RATO SOLO
DÍA 6: HAZ ALGO QUE TE GUSTABA DE PEQUEÑO
DÍA 7: ENCUENTRA UNA CAFETERÍA BONITA Y TOMA ALGO CALENTITO
DÍA 8: LEE ESO QUE TIENES TANTAS GANAS DE LEER
DÍA 9 : ENCIENDE MUCHAS VELAS
DÍA 10: HAZ UNA LISTA DE LO QUE TE HACE FELIZ
DÍA 11: DESCONECTA D EINTERNET
DÍA 12: COME O CENA FUERA EN BUENA COMPAÑÍA
DÍA 13: PREPARA GALLETAS Y SÍRVELAS CON UN TÉ
DÍA 14: MEDITA 15 MINUTOS
DÍA 15: DEJA TU AGENDA ABIERTA HOY
DÍA 16: USA TU PIJAMA TANTO COMO PUEDAS
DÍA 17: SAL A PASEAR CON TU ROPA MÁS CÓMODA
DÍA 18: ESCRIBE UNA CARTA A ALGUIEN QUE QUIERES.
DÍA 19: PREPARA UNA NUEVA RECETA DE REPOSTERÍA
DÍA 20: COCINA ALGO RECONFORTANTE
DÍA 21: COMPRATE UNA VELA AROMÁTICA
DÍA 22: PONTE MASCARILLAS
DÍA 23: CONTEMPLA LA PUESTA DE SOL
DÍA 24: HAZ LIMPIEZA DE TU VIDA DIGITAL.
DÍA 25: HAZ YOGA O BAILA
DÍA 26: HAZ UN PEQUEÑO REGALO A MANO
DÍA 27: COGE FLORES Y PONLAS EN UN TARRITO.
DÍA 28: ESCUCHA MÚSICA TRANQUILA
DÍA 29: ABRAZA MUCHO, DISFRUTA DE TU MASCOTA
DÍA 30: ESCRIBE CUÁLES SON TUS SUEÑOS
Extraído de "The Cozy Life" por Pia Edberg

viernes, 13 de enero de 2017

BIZCOCHO DE NARANJA, CANELA Y SEMILLAS DE AMAPOLA

En este experimento anual, este camino que he emprendido de descubrir el mundo a través de los sentidos siguiendo el ritmo natural de las estaciones y viviendo los regalos que cada mes me ofrece, debía (según Sarah B.) zambullirme de pleno en el universo de los cítricos que están en todo su esplendor en el mes de enero.


Así pues esta mañana he madrugado para dejar la faena de casa lista bien temprano, y me he encerrado en la cocina armada de una forma que incluso Sigourney Weaver en Alien 3 me tendría envidia. Mi objetivo: las naranjas.

Como ya lo tenía planeado, ayer me acerqué a una de las fruterías del pueblo donde venden lo que cosechan en su huerto, y me abastecí de naranjas y clementinas, con intención de preparar un bizcocho de naranja y tratar de inventarme una salsa de naranja para acompañar mis platos. 

Si dijera que esta salsa aún debo mejorarla es quedarme corta, y sería demasiado benevolente, aunque podría tener validez como veneno o repelente.

Sin embargo, el bizcocho, del que también me he inventado la receta, ha quedado espectacular y como es la primera vez que me invento una receta de repostería, quería compartirlo con vosotros.



INGREDIENTES

250 GRS DE AZÚCAR MORENO
250 GRS. DE HARINA
150 GRS. DE MANTEQUILLA SIN SAL (REBLANDECIDA)
ZUMO DE UNA NARANJA
RALLADURA DE 3 NARANJAS (LAVADAS, Y SIN LA PARTE BLANCA DE LA NARANJA)
1 RAMA DE CANELA
1 SOBRE DE LEVADURA
3 HUEVOS
2 CUCHARADAS DE SEMILLAS DE AMAPOLA
2 CUCHARADITAS DE CANELA
AZÚCAR GLAS PARA ESPOLVOREAR

PREPARACIÓN

Lo primero es poner a calentar el zumo de naranja a fuego medio con la rama de canela, cuando entre en ebullición retirar del fuego y dejar reposar todo junto hasta que se enfríe.Añadirle las 2 cucharaditas de canela. Dejar aparte

Mientras puedes poner a precalentar el horno a 185 ºC

Por otro lado, en un bol, mezcar bien la mantequilla con el azúcar, una vez tengas una masa homogénea ir añadiendo los huevos de uno en uno, combinando todo bien.

Pondremos ahora las semillas de amapola hasta que queden uniformemente repartidas por la masa, pondremos después la ralladura de naranja.

Quitamos la ramita de canela del zumo de naranja que tenemos reservado, y añadimos el zumo a la masa.

Ahora es el momento de añadir la levadura y la harina poco a poco, es cuestión de poner harina y remover, harina y remover, harina y remover.

Y ya podemos poner nuestra masa en un bol que habremos engrasado previamente en el horno, aproximadamente unos 40 minutos. Pasado ese tiempo pinchamos con un palillo, si sale limpio, el bizcocho está listo, si sale húmedo, déjalo un poco más en el horno.

Cuando lo saques y se haya enfriado un poco puedes espolvorearlo con azúcar glas.

Buon appetit!!





miércoles, 11 de enero de 2017

EL TESORO OLVIDADO

"Todas las familias felices se parecen unas a otras"
Así inicia Tolstói su obra Ana Karenina.

Y tenía razón. Terapeutas y psicólogos le dan la razón, las familias felices tienen puntos en común que, las familias en que sus miembros están distantes unos de otros, no comparten.

Según el artículo, y también según mi punto de vista (ARTÍCULO AQUÍ ) uno de los secretos de las familias unidas y felices es tener (y mantener) una serie de rituales familiares, que por otro lado, tampoco tienen por qué ser demasiado sofisticados, o complicados.*



Personalmente considero que esto, no es sólo aplicable a familias, o grupos de varias personas, sino que es también un hecho cuando tienes tradiciones para ti solo. (puede ser algo tan sencillo como levantarte a ver la salida del sol los domingos, o tan complejo como preparar un menú hawaiiano completo para uno los días de Luna Llena).



Tener tus propias tradiciones para ti solo, consiguen que te valores más, que seas consciente de que mereces tu propio tiempo, y al igual que estas tradiciones unen personas entre sí, consiguen unir también cuerpo, alma y espíritu ..... nos colocan gentilmente en el camino de la calma y recuperación del ritmo natural de la Tierra y de las estaciones y caminamos al lado de aquellos que se fueron y compartieron con nosotros esas costumbres.



Un hogar feliz, sea este una casa familiar o un "pisito de soltera" es un reino privado, hecho a nuestro antojo, que debemos con todas nuestras fuerzas proteger del ruidoso, rápido y frío mundo exterior si es que queremos mantener la cordura.

Los artistas de la segunda mitad del s. XIX representaban en sus obras escenas domésticas ordinarias, las cuales desprenden un aura de gran alegría y calma.

Como comentaba en mi entrada anterior, quizá con las prisas de esta época, con el hambre insaciable que tenemos de avanzar, de llegar a nosabemosdónde, nos hayamos pasado de largo la felicidad.
(ese nosabemosdonde es en realidad la felicidad.
 Hace unos años, en meditación nos enseñaron a ponernos siempre en los zapatos de los demás, pues decían: todos buscamos lo mismo: Ser Felices. debo añadir que el fin no justifica los medios)

Quizá, ese nosabemosdonde, ¿esté detrás y no delante nuestro?.



Lo que me resulta muy curioso, es que, al igual que nos ha tocado vivir a nosotros, la época victoriana fue también una era de grandes cambios tanto tecnológicos como sociales.
 Pero a pesar de ello, mi opinión personal es, que las familias  mantuvieron la unidad, y fue gracias en parte a las costumbres y tradiciones, las cuales realizaban todos juntos, o como dice el artículo del que os he dejado el enlace: al menos nos mantienen a todos en el mismo cuarto.



El realizar cosas con las manos, la curiosidad, el dedicar tiempo y cariño a algo,y sobretodo el retomar el contacto, tanto con los demás, como contigo mismo.

La rutina, las obligaciones, hace que sintamos que perdemos el control de nuestra vida, y la tecnología no ayuda en absoluto, mantiene nuestras mentes en un estado de desligarse del mundo real. 
Damos los buenos días en facebook, y nos hacemos los locos si nos encontramos alguien conocido por la calle. Estamos de cuerpo juntos en un lugar pero con las mentes y los corazones separados por pantallas.

Todo se ha tecnificado.
No nos tecnifiquemos.
Recordemos lo que es ser humano de verdad, antes de que adquiriéramos esta idea de que el humano es malo.
Reconectemos con nosotros y con el pasado. Aquellos que nos precedieron encontraron un tesoro, el tesoro de la felicidad, y
¿Tiene acaso un tesoro menos valor porque haya sido ya descubierto?


*Fíjate que en el artículo se hace notar que la felicidad no es mayor a la hora de celebrar cierto ritual o tradición, sino en el número de ellas, a más celebras, a más tradiciones mantienes, mayor es tu dicha

martes, 10 de enero de 2017

ENERO

Ya está. Ya pasó. Se acabaron las fiestas y aquí seguimos. Vivos! :)

Emulando a mi heroína Susan Branch... qué tal si ponemos algo de MÚSICA antes de comenzar?

Estás cómoda? Espero que sí. Yo estoy confortablemente sentada, al lado de la estufa tomando los primeros sorbos de serenidad post fiestas y la verdad, son manjar de dioses.

Enero no nos pide demasiado, llega lento, perezoso y resplandeciente de plata y gris, dándonos una tregua después de todo el alboroto del dorado Diciembre.



Enero, nos invita a detenernos, a sentarnos y a esperar a que nuestro espíritu alcance nuestro cuerpo.
¿Soy la única con la sensación de que el cuerpo como un robot corría demasiado y que no he tenido tiempo de saborear nada?
Tantas prisas, tanto que hacer estas últimas semanas...
Mi espíritu se quedó atrás, supongo que siguiendo el ritmo natural de la Tierra (y dándome una importante lección al respecto), pero la sociedad de Hoy le pide demasiado a mi cuerpo.

Creo que ha llegado ya el momento de ir mucho, muchísimo más despacio. Puede que incluso haya llegado el momento de caminar hacia atrás.

¿Y si la felicidad estaba en mi camino y la pasé de largo por mis prisas?
¿Y si fuera eso lo que le ha ocurrido a la sociedad de hoy?

Quizá en las antiguas tradiciones y costumbres encontremos un tesoro. Este año mi gran objetivo es encontrarlo, encontrar la felicidad escondida en las pequeñas cosas que ya tengo.




He comenzado a escribir mi diario con asiduidad.

 Escribir en el diario era algo que hasta ahora tan sólo hacía esporádicamente, especialmente los días en que me sentía triste o cansada y necesitaba aclarar las ideas, o bien los días en que estaba muy contenta y no podía compartir la exaltación que sentía en toda su plenitud con nadie.

Sin embargo, pienso que debemos hacer que cada día sea especial. Cada día sencillo y rutinario merece ser recordado y plasmado. Al fin y al cabo ¿qué es la vida sino una hermosa colección de días sencillos?


"Bajo la superficie de lo cotidiano vibra una lozanía, un gozo perpetuo, para todos aquellos que saben captar sus luces opalescentes bajo el polvo de la costumbre"
                                                 Freya Stark









Y escribiendo, escribiendo en el diario me he dado cuenta de la importancia de crear recuerdos. Cada día. HOY.

HOY no es un boceto, ni un borrador, hoy es ya la vida, la gran obra. Vamos a hacer que el público (y sobretodo nosotras mismas) aplauda con fuerza.

En lo más sencillo habita el hada de la maravilla. Ahora soy consciente de que está ahí, esperándome amorosamente....¿estoy dispuesta a verla?
Ahora sí.

Me he dado cuenta de que muchas veces, los recuerdos nacen en pequeños actos. Actos tan sencillos como hacer tus magdalenas en vez de comprarlas.
Actos tan sencillos como leer una poesía al caer la tarde, pero con calma y el corazón abierto.
Como adornar tu estantería con unas flores silvestres en un vaso.
Como prepararte unas palomitas a la antigua usanza.
Como llamar a tu madre o tu hermana y hablar sin prisas.

Ese tesoro de la alegría se ha roto en mil pedazos igual que el espejo de la Reina de las Nieves y ha quedado esparcido por el mundo, y todos debemos encontrar esos resplandecientes pedacitos de cristal mágico. En las plantas que sembramos cuando brotan. En esa canción. La risa de los que quieres. Esa tarta que te sale tan bien.


La perfección de las patitas de mi gata


Voy a dar un giro a este blog, y voy a hacer en él un compendio de alegrías y costumbres y tradiciones que contengan pedacitos del espejo mágico.

La verdad, es que me he planteado si en la sociedad en que vivimos: moderna, rápida y gris, habrá alguien interesado en leer sobre viejas costumbres, y más aun en español.

Veréis, hace unos años, tuve depresión, depresión de esas que no sales de la cama, de esas que no subes las persianas. No sé cómo llegué a ese punto. Esa zona en el centro del corazón de la tristeza donde no ves salida.
Por aquel entonces yo veía el mundo como tantos otros, lo vivía al día, con un agujero en el pecho que no sabía cómo llenar, supongo que también como tantos otros.
Supongo que ese agujero fue creciendo, y yo de verdad no sabía cómo curarlo.
Un día no aguanté más la oscuridad de mi cuarto. Me puse un chándal y salí a la calle, a buscar, no sabía qué, pero que pudiera meter en ese hueco.
Caminé kilómetros en la ciudad, y llegué a una librería. Tomé tomos y tomos de las estanterías, mirando si encajaban en el agujero de mi corazón. Nada.
Y ya me iba, cuando una mujer al lado de una estantería, me pidió la hora.
Me detuve, una señal. Ese pedirme la hora a mí me sonó a "no te vayas" y ahí, al lado de la mujer, lo encontré.


Un libro que encajaba a la perfección con el agujero de mi pecho.

Hace muchos años que lo tengo y es mi tesoro más querido.
"El Encanto Cotidiano" de Sarah Ban Breathnach (está descatalogado en español)












Cuando llegué a casa me senté en el suelo, en un rincón (por entonces siempre me ponía en los rincones) y comencé a leer el libro.
Y os prometo que lloré, lo abracé y lloré de pura emoción y alegría sobre el hombro de este libro como quien llora de alivio sobre el hombro de su hermana o su mejor amiga.

Más que un libro, fue una puerta. A otra forma de ver las cosas. ¿Me había parado a ver cuánto tenía en realidad si miraba hacia donde tocaba? ¿Era consciente de que tenía en realidad todo lo que necesitaba, incluso la valentía?
Y este libro, no era nada moderno (como yo creía que yo era en aquella época) me hablaba de cosas que me sonaban a verdad, hablaba a mi espíritu, ese que vive debajo de la mascara que llevaba entonces.

Si a mí me curó, quizá deba seguir manteniendo vivo el espíritu de la belleza de las pequeñas cosas y a otros les sirva....

Quizá este sea el mensaje que alguien necesita, igual que yo necesitaba el que contenía ese libro.
 Quizá tal y como dice mi querido amigo José Manuel Pérez Rivera en su blog uno debe escribir para los dioses y no para los humanos.
 Y yendo más allá a veces quizá seamos un canal de expresión de esos dioses,y lo que escribes, lo que creas te elige a ti, y no al contrario.

He alargado esto mucho más de lo que era mi intención, y ha tomado también un aire más íntimo de lo que pretendía.... pero así ha surgido, así nacen las cosas, las ves cuando ya están fuera.

Supongo que hacía falta poner todo en contexto antes de empezar, y ahora que ya lo hemos dejado claro, ¡que empiece la fiesta!
¡VIVA!    ¡ES HOY!